Hace algunas décadas, los problemas del colegio terminaban en el colegio. Las doce marcaban la puerta al juego del día, los fines de semana no sabíamos nada de quien no quisiéramos saber, y diciembre interrumpía por completo el ciclo lectivo. Había conflictos, sin dudas: había maltrato y discriminación; había bullying. Pero había también espacios propios, vereda, vacaciones. Se podía respirar lejos de la mirada del “líder de la bandita”. Por otra parte, nadie obtenía un registro audiovisual de nuestros “papelones”. Estos quedaban en el olvido o en la categoría de “mitos y leyendas” del curso y nadie podía dar fe absoluta de su veracidad.

Con la masificación de Internet, el wifi, las notebooks y los smartphones, no existen límites para estar en contacto. Todo el tiempo, con todo el mundo, desde cualquier lugar, parecería ser la consigna. Los problemas ya no quedan en la escuela, las paredes ya no son una barrera espacial ni temporal para el hostigamiento.

El ciberbullying, que hoy tanta alarma causa, es uno de los malos usos de las redes y consiste en humillar y avergonzar a un compañero a través de dispositivos tecnológicos. Es una derivación del bullying, término pensado para referirse a problemáticas de niños y adolescentes en edad escolar. Chicos y chicas que, en lugar de vincularse y tratarse de igual a igual, lo hacen desde la asimetría de poder: uno manda y el otro obedece. Con las herramientas digitales, la vergüenza adquiere niveles mucho más altos, los papelones quedan registrados, todo puede inventarse y modificarse, alegrías y fracasos quedan grabados para siempre y cuantos más los vean, mucho mejor.

¿Qué podemos hacer? Para poder acompañar es imprescindible conocer. Cómo piensa y qué sienten, qué les gusta y qué les pasa. Qué les da miedo, que necesitan. Lo fundamental es ofrecernos como referentes de confianza.  Para que todo mejore, nos necesitan a nosotros.

Por María Zysman de Libres de Bullying

Fuente: Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes de la Provincia de Córdoba.

Fuente:Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes de la Provincia de Córdoba.

Fuente:Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes de la Provincia de Córdoba.